martes, 10 de julio de 2012

De congreso en Sicilia: XII Edizione delle Giornate di Paleontologia


Los pasados días 24 a 26 de mayo se celebró en Catania (Sicilia) la XII Edizione delle Giornate di Paleontologia, de la Società Italiana di Paleontologia. La organización corrió a cargo de la Sezione di Scienze della Terra del Dipartimento di Scienze Biologiche, Geologiche e Ambientali de la Università di Catania. Jordi Martinell tuvo el honor de inaugurar las sesiones con la conferencia introductoria "Bioerosion: a first order taphonomic agent" gracias a la amable invitación de las Dras. Antonietta Rosso y Rossana Sanfilippo y el Dr. Italo Di Geronimo. Además, aprovechamos la circunstancia para presentar también una comunicación oral bajo el título "Bioerosion traces as evidence of commensalism sensu lato in the Cenozoic fossil record" (Rosa Domènech y Jordi Martinell).


En las jornadas se presentaron unas 60 comunicaciones orales que abarcaron desde la microbioerosión hasta las grandes ballenas, con enfoques desde taxonómicos hasta paleoecológicos, paleoambientales o bioestratigráficos. Además, hubo permanentemente una exhibición de carteles (alrededor de 30), que podían ser observados durante las pausas del café (¡muy interesantes los granite que también se ofrecieron!). Las comunicaciones tomaron el primer y tercer día de la reunión.

A mediodía del primer día se realizó una visita al Orto Botanico durante la cual su director nos amenizó con una amena charla sobre sus orígenes e historia. La visita finalizó con un suculento almuerzo en los mismos jardines. Por la noche tuvo lugar la cena social en un popular restaurante donde se degustaron platos típicos sicilianos.

Durante el segundo día tuvo lugar una excursión para visitar diversos afloramientos plio-pleistocenos de Sicilia. Primero se acudió a Acquedolci para observar el famoso yacimiento de hipopótamos (Hippopotamus pentlandi) y los depósitos de la gruta de San Teodoro, con abundantes fósiles de mamíferos y de moluscos continentales. Los huesos se hallan fragmentados y fueron acumulados por hienas, cuyas señales son evidentes sobre los restos. La segunda parada fue eminentemente marina, con la visita a conocida serie neógena de Capo Milazzo, en Messina, rica en fósiles de foraminíferos y de muy diversos grupos de invertebrados.

Fue en conjunto ésta una experiencia muy interesante y enriquecedora ya que nos permitió captar en pocos días los campos de investigación paleontológica relevantes hoy en día en Italia e intercambiar impresiones y conocimientos con investigadores muy diversos, a la vez que compartir agradables momentos con antiguos amigos y agregar otros nuevos.