miércoles, 2 de julio de 2008

Michal Kowalewski y el silencio de las almejas


La semana pasada recibimos la visita de otro miembro foráneo del equipo que desarrolla el actual proyecto sobre el Neógeno mediterráneo. En este caso, se trataba del Prof. Michal Kowalewski del Department of Geosiences de la VirginiaTech University de Estados Unidos. Michal se ha especializado en estudios en la frontera entre biología y geología dentro de un amplio rango temporal. De esta manera, tanto explora en el campo de la paleobiología teórica como desarrolla proyectos más aplicados en el ámbito de la de las ciencias ambientales y la biología de la conservación en el marco del Grupo de Investigación en Geobiología de su universidad. Sus trabajos comprenden estudios morfométricos, tafonómicos, icnológicos, de paleoecología evolutiva o de paleobiología de la conservación, basándose en grupos taxonómicos como los moluscos o los braquiópodos, con el uso de la cuantificación y de técnicas estadísticas mediante computación integrada.
Su relación con el grupo de investigación se remonta a varios años, a través del proyecto sobre paleoecología, biogeografía y bioestratigrafía de moluscos miocenos que Michal desarrolla en las cuencas europeas.
Durante su estancia en Barcelona hemos planteado diversos trabajos de equipo en los ámbitos de la tafonomía (acumulaciones de moluscos en playas), de la paleoclimatología (distribución latitudinal de moluscos en las cuencas pliocenas del Mediterráneo occidental) y de la bioerosión (trazas de depredación en moluscos pliocenos). Además, un par de salidas al campo han permitido mostrarle nuevos afloramientos ricos en invertebrados marinos (bivalvos y equinodermos, principalmente) del Mioceno del Penedès (zona que ya había recorrido en parte) y del Camp de Tarragona. Estos yacimientos están en estudio actualmente y las sugerencias de Michal en temas de obtención y análisis de datos han sido muy bienvenidas.
Así mismo, aprovechamos su presencia en la facultad para programar una conferencia dentro del ciclo “Seminaris de la Facultat de Geologia i l’Institut de Ciències de la Terra Jaume Almera” sobre paleobiología de la conservación, bajo el título “The silence of the clams: shells as historical recorders of anthropogenic changes”. Fue una interesante lección de cómo el pasado puede ser la llave para entender el presente.
Michal estuvo acompañado por su esposa, Agata, y ambos tuvieron la oportunidad de celebrar aquí la “revetlla” de Sant Joan, cena “cooked by chef Jordi” incluída. Y por supuesto, en muchas ocasiones compartimos cervecitas, mantel y vino (temas que domina con virtuosismo) .... y algún que otro saludable baño observando el fondo marino en la costa tarraconense!